INICIO

Un análisis marxista de la guerra civil española

Felix Morrow escribió este formidable análisis de la revolución y la guerra civil española justo en el momento en que la clase obrera y el campesinado pobre levantó de la nada un ejército miliciano, se lanzó a la toma de fábricas y tierras, y comenzó un proceso de transformación social tan sólo comparable a la gran revolución bolchevique de Octubre de 1917.

¿Quién era Félix Morrow?

En 1918-19 dentro del Partido Socialista de América surgió un amplio sector probolchevique, defensor entusiasta de la Revolución Rusa y hostil a la deriva reformista de la dirección del Partido. Tras una tormentosa historia de escisiones y reagrupamientos, los sectores del movimiento socialista que se reclamaban partidarios de la Internacional Comunista se unificaron finalmente en el Partido Comunista de Estados Unidos (Communist Party of the United States of America o CPUSA), fundado en mayo de 1921. A este partido se unió Felix Morrow en 1931 tras acabar sus estudios de filosofía en la Universidad de Columbia (Nueva York).

La adhesión de Morrow al CPUSA se produjo en un periodo decisivo para el movimiento comunista internacional. La reacción estalinista en la URSS estaba en pleno apogeo y la tendencia leninista, agrupada en la Oposición de Izquierda, había sido derrotada políticamente. Felix Morrow pronto demostró su talento y se convirtió en periodista del Daily Worker, el periódico del CPUSA.

En 1928, James P. Cannon, dirigente del CPUSA asistió como delegado al VI Congreso de la Internacional Comunista en Moscú. Tanto él como otro delegado, Maurice Spector, dirigente del Partido Comunista de Canadá, tuvieron acceso al texto que Trotsky escribió como respuesta a las tesis oficiales del Congreso, Crítica sobre el Proyecto de Programa de la Internacional Comunista1. A partir de su lectura, y después de muchas reflexiones, ambos llegaron a la conclusión que las ideas defendidas por Trotsky eran las correctas y decidieron unirse a la Oposición de Izquierdas.

Una vez en EEUU, Cannon y otros dirigentes del CPUSA, como Max Shachtman y Martin Abern, crearon en 1928 la sección norteamericana de la Oposición de Izquierdas, llamada Liga Comunista de América. Max Shachtman era editor del Daily Worker, y ganó a Felix Morrow al programa de la Oposición en 1933.

Nada más entrar en la organización, Morrow pasó a ser uno de los redactores más destacados de Socialist Appeal, órgano de expresión de la Liga Comunista, y posteriormente de The Militant, periódico de la organización cuando cambió su nombre por el de Socialist Workers Party (Partido Socialista de los Trabajadores). En ambas publicaciones escribió numerosos artículos sobre la revolución y la guerra civil española.

Félix Morrow jugó un destacado papel en la dirección del SWP y de la Cuarta Internacional. Fue uno de los dieciocho dirigentes trotskistas estadounidenses condenados en el juicio de Minneapolis de 1941, donde se aplicó por primera vez la ley Smith, que penaba la propaganda antibélica como delito de traición. Expulsado del SWP en 1946 por sus discrepancias con la deriva ultraizquierdista de la organización, abandonó la actividad política.

Félix Morrow y la revolución española

A pesar de la neutralidad aparente del gobierno de Roosevelt en la contienda española, la élite política y los grandes capitalistas norteamericanos trabajaron arduamente por la victoria de Franco. Por contra, la clase obrera y la juventud de EEUU, que habían protagonizado una gran oleada de luchas y huelgas en los años anteriores, se volcaron en el apoyo de los trabajadores españoles y su causa.

Las organizaciones de la izquierda norteamericana se movilizaron con vigor para apoyar al bando republicano. Especialmente las ligadas o influenciadas por el Partido Comunista, crearon numerosos comités de apoyo a la República, ligas antifascistas, etc. Pero toda esta actividad estaba limitada a respaldar la línea oficial del Partido, y de la burocracia de Moscú, a favor de la política del Frente Popular y de colaboración con la supuesta “burguesía progresista” en la lucha contra Franco, Hitler o Mussolini. Una política que renunciaba abiertamente al programa leninista de la revolución y al internacionalismo proletario.

Los intentos del estalinismo por constreñir el apoyo a la lucha antifascista repudiando la revolución socialista, no impidió que el entusiasmo y el valor afloraran entre la juventud y el proletariado de todo el mundo. Miles de militantes estaban ansiosos de acudir a tierras españolas para combatir al fascismo y colocarse en la primera línea de lucha contra el orden capitalista, de emular la Revolución Rusa y llevar a los oprimidos de España al poder. Las Brigadas Internacionales constituyeron la expresión más acabada de este deseo, que además rompía la línea de la No Intervención, ideada por la burguesía imperialista francesa y británica, y que también contó en un primer momento con el respaldo de Stalin. En EEUU fueron miles los trabajadores y jóvenes que se unieron a la causa, y muchos de ellos se enrolaron en la famosa Brigada Lincoln que combatió heroicamente en la defensa de Madrid y en la batalla del Jarama.

Dos meses después del inicio del conflicto, Felix Morrow publicó el folleto La Guerra Civil en España: ¿Hacia el socialismo o el fascismo?, y que constituye la primera parte del presente libro. Su objetivo era proporcionar un análisis marxista de la historia política de la República española desde sus inicios hasta la insurrección fascista de julio de 1936, y servir de introducción para la segunda parte, escrita en el otoño de 1937 y que es la esencia de la obra: Revolución y contrarrevolución en España.

Morrow aborda en profundidad el proceso de la revolución social y la contrarrevolución estalinista-burguesa. Analiza pormenorizadamente el doble poder resultante del levantamiento obrero que derrota la intentona fascista en las principales ciudades españolas, la formación de las milicias obreras, de las colectividades y la toma de fábricas sometidas a control obrero. Demuestra, con los datos y cifras de la época, la gran revolución social en marcha y el pavor que esta despierta no sólo en los cuarteles generales franquistas de Salamanca y Burgos, también en los círculos dirigentes de Roma y Berlín, en París y Londres, y entre la burocracia estalinista de Moscú. Y disecciona la política de las diferentes organizaciones de la izquierda en cuyas manos está el destino de la guerra y la revolución: desde el PCE estalinizado, hasta la CNT, pasando por la izquierda caballerista y el POUM.

Morrow terminó de escribir este material en noviembre de 1937, con el proceso revolucionario liquidado tras las Jornadas de Mayo en Barcelona, la conquista de Aragón por parte de las fuerzas estalinistas y la brutal represión contra el POUM. Mucho tiempo después, esta gran obra sigue siendo una inspiración para todos los que luchamos por el socialismo.

Notas

  1. 1. Este texto ha sido publicado en castellano en diferentes editoriales con el título de La Internacional Comunista después de Lenin. Stalin el gran organizador de derrotas.

Revolución y contrarrevolución en España • Felix Morrow

Fundación Federico Engels • 392 páginas • 24 x 17 cm • 15 euros

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

COLABORA CON NOSOTROS Y HAZTE SOCIO

Hazte socio de la Fundación Federico Engels y contribuye a su mantenimiento económico y favorece el desarrollo de sus actividades y publicaciones.

¡Ayudanos a defender y difundir las ideas del marxismo revolucionario!

Ver más información...

@ Fundación Federico Engels. Todos los derechos reservados

Condiciones legales de uso y política de privacidad